Técnicas Curativas

Centro Fénix de Naturopatía tiene el placer de invitarles
a conocer sus técnicas curativas,
probadas y usadas por cientos de miles de personas,
con éxito, en todo el mundo; para el remedio de síntomas como: Depresión, Estrés, Ansiedad.
Dolores musculares y deterioros óseos.
Problemas respiratorios y alergias.
Dependencias y algias





Cel. 2291 185 281 - México

Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38 - España

Las Imágenes de este Blog, han sido sacadas de Internet. Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio, nos lo hacen saber y serán retirados inmediatamente.

viernes, diciembre 19, 2014

La Vida Te Sonríe

... cuando comprendes que el otro es parte de tu vida y tú vives porque hay otro que vive para verte. Que aprendiste muchas cosas, porque otro te las enseñó, tus padres, tu escuela, tus amigos, la vida misma.

Comprenderás que la vida es siempre un camino que solo se hace al caminar con la mirada franca y un beso lejano esperándonos en algún horizonte.
Sabrás que transitamos por un sendero único e irrepetible porque es la huella que vamos haciendo en el mundo, nuestra marca, nuestra señal, que escribimos en los renglones de un relato compartido. Y tan solo de nosotros depende un verso mejor, una gran alegría, una palabra triste, un momento de olvido o una canción de amor, de nosotros depende elegir la forma de mejorar nuestro rumbo y que cada día sea un canto al sol.

No ocupes tu tiempo en ver solo el aspecto negativo de las cosas... Sueña, imagina, planea una salida, invita a alguien a comer a tu casa, da un abrazo y ríete con las personas que sonríen, ama con las personas que aman, alégrate con quienes te alegren el día, haz las cosas simples porque en lo simple brilla una pequeña luz que se hace fantástica e inmensa a los ojos de quien atesora ilusiones.

Recuerda que la vida es más que la suma de seres vivos, es un tesoro compartido del cual formas parte. Cuando comprendas esto, llenarás tus pulmones vacíos con un soplo de eternidad y serás uno con la vida, y la vida te sonreirá.

Leer más...

viernes, diciembre 05, 2014

Escucha la Vida

No busques con la razón; no es ella la que te permitirá encontrar la verdad.
Comprenderás la verdad con tu cuerpo; y también la mentira.
La verdad se encuentra en la postura correcta. Es el cuerpo quien la dice. Es el rostro quien dice la verdad, no las palabras.

Esa vida que estás tan impaciente en sacrificar en nombre de tus famosas creencias, esa vida no te pertenece. La has recibido para cultivarla y transmitirla. Es un bien precioso, ¿cómo has sido merecedor/a de él? La vida pertenece a la vida. El ideal de la vida es la vida. No tienes derecho a disponer de la tuya. Tan sólo la vida puede justificar la muerte. Matar o dejarse matar por una causa es el mismo crimen. Es un crimen contra la vida.


Escucha la vida. Cada brizna de hierba, cada ser vivo canta a la vida. Esa es la verdadera música. Lo que se aprende en el conservatorio es simplemente ridículo comparado con la gran sinfonía de la vida. Ven a integrarte en este inmenso coro compuesto por todos los seres vivos. La voz para cantar la vida la tienes en ti. Es silenciosa para el oído; pero es poderosa y lleva lejos si se la escucha. Se oye con todo el cuerpo.
Porta mensajes mudos de un ser vivo a otro. No intentes descifrar esos mensajes. No tienen ningún sentido si se los quiere expresar verbalmente. Pero esa voz muda permite expresar el amor verdadero. Con esa voz no se puede mentir. Escuchar de ese modo es abrir el alma a todos, es invitar al otro a leer en tu corazón.

No busques la sabiduría en las palabras. No hay textos sagrados ni libros santos. Tan sólo la vida es sagrada. Pero la vida te es dada, y al mismo tiempo todo aquello que necesitas para cultivarla y propagarla. El aire para respirar, el agua para beber, los alimentos para nutrirse.
El objeto de las disputas y las guerras entre los hombres concierne a lo superfluo material e ideológico. El comunismo, el capitalismo, el marxismo no tienen nada que ver con la vida. Olvida todo eso, déjate guiar por la vida. En la sociedad actual, será vulnerable todo lo que afecta a lo superfluo. Pero tu fuerza la extraerás de la vida. Cuando unes a ello tu voluntad, posees esa fuerza inagotable.

Tu riqueza la constituyen los días de la vida que acumulas. Y tu sabiduría es lo que te permite engañar a la muerte. No busques otra cosa. Permanece abierto y límpido. Tan sólo así la vida te conserva y te mantiene.

No te encierres en tu mente. Escucha la vida. Un día te sentirás deslumbrado, te verás atrapado por la magia del amor. Tu vida experimentará un calor nuevo que te producirá un gran goce. Invadirá todo tu cuerpo y te hará llorar de amor. Es un fuego que se enciende en el vientre y abrasa todo el cuerpo. Cuando se produzca lo reconocerás. El amor no es un sentimiento. Es un impulso de vida. Un impulso salvaje e indomable.

No analices nada. No expliques nada. No intentes comprender. El amor es bello. Pero la facultad de ser feliz es su única medida, y esa facultad es la que te permite o te impide oír el verdadero mensaje de la vida.

Escucha el silencio. Contempla lo invisible. Quienes se han alejado de la vida jamás podrán acceder a ello, pues el desgarramiento es irreparable. Ellos jamás se sentirán vivos entre los vivos. Para ellos, la tierra no es sino un objeto de posesión que se compra o se vende. Y que se explota. Sin embargo, todos nos hallamos enraizados en la Tierra. De ella extraemos nuestra vida.
Podemos comprender eso mediante el razonamiento, seguir las transformaciones químicas del estadio mineral al estadio orgánico. Eso está en la mente. Pero tu debes percibir esa filiación en todo tu ser. Experimentarla y disfruta de ella.

Nosotros somos la Tierra, el agua, el aire. Nosotros, es decir, todos los seres vivos. La Tierra es nuestra sustancia. Debemos amar la Tierra y respetarla. Servirla a fin de que ella nos dé la vida.

No sientas odio. La vida te proporcionará todo el saber que necesitas, y la fuerza… y el amor. Los enemigos de la vida son tus enemigos. Hay que combatirlos con una piedad tranquila, sin cólera, porque es preciso hacerlo.
Debes buscar tu mismo/a. El guía está en ti, en el interior de tu propia vida. A él es a quién debes escuchar; no te engañará jamás.

Leer más...

jueves, noviembre 27, 2014

La Sonrisa Cosmica

Mírame un momento,
a mí, el gran creador de la Vida.
Mira que cosa tan divertida he hecho.
¡Me he creado!
Me he envuelto en una envoltura humana y me he enviado
a este peculiar planeta Tierra
(que -dicho sea de paso-
también he creado yo).

Entonces era yo,
¿y que hice entonces?
Jugué un juego.
Fingí que no tenía elección,
ni fuerza, ni voluntad.
Fingí que era débil
y que estaba separado de mis otras partes.
Fingí que dependía
de pequeñas circunstancias mágicas
que acababa de crear
para el juego que jugaba.

Y, lo más divertido de todo,
verás (je je, jo jo, je je)
fingí que no estaba fingiendo.
Lo fingí tan seriamente
que me lo llegué a creer.

Entonces seguí jugando y jugando
olvidando quién era.
Y dije “bueno” y dije “malo”,
dije “correcto” y dije “equivocado”,
y dije “tuyo” y dije “mío”.
A veces guerreé contra mí mismo.
“No me basta con lo que tengo”, dije,
“así que dame lo que es tuyo”.

¡Qué serio me hice!
Es que todo parecía tan real.
No tenía fuerza, ni elección, ni voluntad,
¡estaba tan débil y tan separado!
Todo resultaba muy divertido.

El misterio de pensar
si tal vez, sólo tal vez,
tal vez por casualidad
pudiera tener algún deseo propio…
Pero me sentí sumido en el desaliento
cuando me di cuenta,
por todas las pequeñas y grandes reglas,
que no había esperanza.

Vaya.

Y el mayor miedo que tengo,
(¡da risa mirar atrás!)
es dejar este juego tonto,
porque entonces me temo que dejaría de ser.
Entonces, je je, jo jo, je je,
me temo que dejaría de ser yo.

Saskia Davis

Leer más...

miércoles, noviembre 19, 2014

Viajes del Nagual

Estoy tan acostumbrado a estar vivo
que ni cuenta me di cuando me volví zopilote.

Cuando vuelo no tengo miedo,
nadie me ha podido alcanzar.

En la casa del colibrí no se ha escuchado
la última palabra.

Nadie recuerda exactamente
cuando me vieron por última vez
cazando con las manos conejos de fuego en la oscuridad.

Como una greca palpitante,
siete víboras al acecho.

En el fulgurante mar de arriba
solo perdura mi canto.

Después del eclipse de sangre
ya casi ni gente somos.

Aquí donde llueve tierra
los signos están rotos.

Xolotl bajó al infierno en forma de perro.

Solo quedan las casas
y los indios colgados en el viento encendido.

Mi sombra empolvada
cae sobre el tambor de tierra.

En el espejo humeante
soplan las flautas funerarias.

En el lago del ombligo de la luna
casi siempre hay una respuesta.
Solo hay que saber cuál es la pregunta correcta.

A la izquierda del Colibrí
(Jorge Reyes)

Leer más...

martes, noviembre 04, 2014

La Rueda de la Vida

El círculo probablemente es el símbolo místico más usado por los nativos americanos. El conocimiento del círculo les permitió penetrar más allá del velo de la ilusión sensorial, delinear la conciencia humana y obtener un entendimiento holístico de su entorno. El círculo proporcionó discernimiento profundo sobre la naturaleza del Ser y los ayudó a lograr una unidad de la mente en forma sistemática. El misticismo de los nativos americanos tiene mucho que ofrecernos hoy en día. Como una guía para el entendimiento personal, es tan universal en nuestra época, como lo fue hace cientos de años.

Las primeras enseñanzas místicas dada a los niños indios se refieren a la percepción y a la ilusión. Un maestro y un grupo de jóvenes indios pueden ir a orar y sentarse en círculo. Cada niño describe el juego de luz sobre la pluma de un águila colocada en el centro de un círculo. Descubren que hay tantos modos de percibir la pluma como hay un puntos en el círculo. Los niños también aprenden que las percepciones individuales son mucho más complicadas que sólo la posición en el círculo.
Los indios enseñaban a sus niños que existe un número ilimitado de formas de percibir cualquier cosa. Toda percepción sensorial es ilusoria. Lo que es importante, no es la naturaleza real de lo que se percibe, sino el entendimiento de nuestras percepciones y las de nuestros hermanos y hermanas. Este círculo o Rueda de la Medicina como es llamado, es el Universo Total y puede ser entendido como el espejo en el que la conciencia del hombre se refleja.
"El Universo es el Espejo de la Gente", dicen los viejos maestros.
... "y cada persona es un Espejo para toda persona".
Cada idea, persona y cosa puede ser vista como un espejo que da al hombre la oportunidad de descubrirse a sí mismo -si éste desea ver su propio reflejo-.

Los Poderes
El misticismo de los nativos americanos enseñaba que cada cosa dentro de la Rueda del Universo, excepto el hombre, sabe acerca de su armonía con todas las otras cosas. Sólo el hombre nace con una perspectiva fragmentada del mundo. Para lograr la armonía debe procurar entender su propio reflejo en los Cuatro Grandes Poderes de la Rueda de la Medicina.
A los indios se les enseñaba que al nacer cada persona está dotada con por lo menos uno de los Cuatro Grandes Poderes: sabiduría, inocencia, iluminación o introspección. El propósito de la existencia espiritual del hombre es obtener los Dones restantes y llegar a ser una persona completa.
Los indios simbolizaron cada don mediante una dirección cardinal, el reflejo de un animal y un color. Por ejemplo, existe Gente-Búfalo, Gente-Ratón, Gente-Águila y Gente-Oso.
Si visualizamos entonces un círculo con un cruz interna, observaremos como se configuran en él, estos cuatro puntos cardinales de la siguiente manera:


Norte
Gente-Búfalo
Sabiduría
Blanco

Sur
Gente-Ratón
Inocencia
Verde

Oriente
Gente-Águila
Iluminación
Amarillo

Occidente
Gente-Oso
Introspección
Negro

Una persona Búfalo nace con el don del intelecto. Su percepción del mundo es primariamente mental. Al igual que el viento del norte y la nieve; sin embargo, una persona Búfalo es fría. Su intelecto le hace una persona sabia, pero sin sentimientos. Una persona Búfalo debe tratar de incluir su corazón en sus decisiones. Primero debe buscar el don del Sur.
Una persona que nace sólo con el don del Sur, percibe el mundo como un Ratón. Debido a sus hábitos, los ratones tienen una relación de contacto y sentimientos íntimos con la Tierra., pero no pueden ver más allá de su visión inmediata.
La Gente-Ratón no puede entender todo lo que ve y siente porque no puede conectar sus experiencias con el resto del mundo. Una persona Ratón puede buscar primero el don del este, la visión hipermétrope del Águila.
La Gente-Águila puede ver claramente, por todas partes y el futuro. Aunque es muy perceptiva, entiende poco lo que ve. La Gente-Águila está "por arriba de todas las cosas" y rara vez toca la Tierra. Se relaciona principalmente con las experiencias externas y tiene poco conocimiento sobre el mundo interno. Una persona Águila debe buscar los dones del Norte, del Sur y del Oeste.
La Gente-Oso del Oeste es introspectiva. Tiende a repasar las mismas ideas una y otra vez en su mente. La Gente-Oso tiene la capacidad de ver dentro de sí misma, pero está tan ocupada con las realidades internas que fracasan en ver, entender y ponerse en contacto con el mundo exterior. Debe buscar los Poderes restantes para conseguir la armonía y el equilibrio.

Para determinar cuales de los Cuatro Poderes eran innatos y cuales se adquirían, los indios adultos evaluaban cuidadosamente el comportamiento de los niños y sus relatos sobre sueños y visiones.
Cuando el niño alcanzaba la adolescencia, los mayores tenían un entendimiento exacto de su lugar de origen en la Rueda de la Medicina. Construían un escudo representando el don de origen de la joven persona y los Poderes que debía buscar para llegar a ser una persona completa.
Esencialmente, el escudo era el mapa de la conciencia del joven que llevaba a todas partes y lo exhibía ante los otros para que lo vieran. De esta manera, los compañeros de búsqueda sabrían acerca de los Poderes y las debilidades inherentes de unos y otros y podían ayudarse mutuamente en su búsqueda espiritual.
Los escudos unieron a la gente india con una filosofía común y una meta común de vivir en armonía con todas las demás cosas en el Universo.

Leer más...

sábado, noviembre 01, 2014

La Persona Inteligente

La persona inteligente es rebelde. La inteligencia es rebelión.
La persona inteligente decide por cuenta propia si decir no o sí.
La persona inteligente no puede ser tradicional, no puede continuar adorando el pasado; no hay nada que adorar en el pasado.
La persona inteligente desea crear un futuro, desea vivir en el presente. Su vivir en el presente es su manera de crear el futuro.

La persona inteligente no se aferra al pasado muerto, no carga con cadáveres.
Cuan hermosos hayan sido, cuan valiosos, él no carga con los cadáveres. Ha acabado con el pasado; se ha ido, y se ha ido para siempre.
Pero la persona tonta es tradicional.
Está lista para seguir al sacerdote, lista para seguir a cualquier político estúpido, lista para seguir cualquier orden -alguien con autoridad- y está lista para caer a sus pies.

Sin inteligencia no puede haber felicidad.
El hombre puede solamente ser feliz si es inteligente, completamente inteligente.
La meditación es un dispositivo para liberar tu inteligencia.
Cuanto más meditativo te vuelvas, llegas a ser más inteligente.

Pero recuerda, por inteligencia no quiero decir intelectualidad.
La intelectualidad es parte de la estupidez.
La inteligencia es un fenómeno totalmente diferente, no tiene nada que ver con la cabeza.

La inteligencia es algo que viene de tu mismo centro.
Mana de ti, y con ella muchas cosas comienzan a crecer en ti.
Te vuelves feliz, te vuelves creativo, te vuelves rebelde, te vuelves aventurero, comienzas a amar la inseguridad, comienzas a moverte hacia lo desconocido.
Comienzas a vivir "peligrosamente" porque ésa es la única manera de vivir.

Para la gente estúpida existen autopistas donde se mueven las muchedumbres.
Y durante siglos y siglos se han estado moviendo sin ir a ninguna parte, yendo en círculos. Entonces tienen la comodidad de que están con mucha gente, no están solos.

La inteligencia te da el valor para estar solo, y la inteligencia te da la visión para ser creativo.
Un gran impulso, una gran hambre se presenta para ser creativo.
Y solamente entonces, por consiguiente, puedes ser feliz, puedes ser dichoso

Osho - "El Libro de la Sabiduría"

Leer más...

jueves, octubre 23, 2014

La Bella Durmiente

«El hombre caído no tiene vida propia, tan solo sobrevive, nunca se siente seguro. Va de acá para allá, tropezando, reaccionando, padeciendo la acción de los demás, como sonámbulo. Y cuando no es así, tratará de llenar su vacío interior con entretenimientos varios, pero silbar en la oscuridad no le traerá la luz.

El hombre caído "duerme", está como muerto en vida. Está desconectado de su más genuino impulso vital. Desconoce los propósitos de su alma. Y por ello, en su vida no existe el entusiasmo. Durante gran parte de la misma se ha dedicado a luchar por y para sus ídolos sensoriales. Se ha sobre esforzado. Ha acumulado (en falso) toda clase de méritos y logros. Se ha enojado hasta el extremo. Se ha implicado de lleno en la virtualidad de la materia. Es un obediente habitante de matrix. Se ha sometido a todo tipo de autoridades externas, se ha adulterado abnegadamente, ha "trepado", ha hecho los "deberes", se ha mimetizado, ha hecho lo mismo que los demás. Y tras la consecución de algunos éxitos mundanos, finalmente, a codazos, ha conseguido un cierto estatus, y se ha instalado.

Aun intuyendo que aquello no era "tierra firme", sino solo una "balsa" más o menos confortable, ha preferido lo malo conocido que lo bueno por conocer; se ha conformado. Es su frágil castillo de naipes, su inconsistente Torre de Babel.»

Ignacio Duro Roca
"Fibonacci y el Alma Humana - Lo Intangible Desvelado"

Leer más...